Hipnosis para el Dolor


Hipnosis para el Dolor

Es de suma importancia conocer que en la actualidad ha ido en aumento el consumo de drogas para atenuar algún tipo de dolor o molestia. Solo en los Estados Unidos, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas uno de cada tres ciudadanos tiene una receta en base de opiáceos para controlar su dolor. Y es que más de 130 personas pierden la vida a causa de sobredosis de opiáceos, tan solo en Estados Unidos. Un estimado realizado en el 2017 arrojó que cerca de 1,7 millones de personas padecerán de trastornos con el abuso de sustancias opiáceas de analgésicos recetados.  

Los analgésicos con base de opioides son recetados, debido a que ayudan a controlar el dolor físico. Por supuesto esto tiene sus desventajas, por ejemplo, el uso desmedido de los pacientes a consumir este tipo de analgésicos. Lo ideal sería recurrir a ellos, por no más de 3 días continuos. Tomarlos por un tiempo prolongado es lo que aumenta las probabilidades de convertirse en adicto a los opiáceos. Esta dependencia excesiva tiene su origen en su propio efecto, los analgésicos con base en cualquier tipo de drogas opiáceas solo pueden generar la disminución del dolor por un tiempo muy corto, no son capaces de curar el origen de ese dolor. Al pasar sus efectos, el dolor se activa nuevamente siendo aún más fuerte, lo que causa una inclinación a depender de estas drogas recetadas para poder sobrellevar el dolor.

El dolor no es por menos algo a menospreciar, el dolor es algo bastante común durante la vida de una persona. Afecta a más personas que muchas otras enfermedades juntas que son potencialmente mortales, como el cáncer, la diabetes o las enfermedades cardiacas. Por su parte, el dolor en estado crónico generalmente es signo de alguna discapacidad permanente.

Al evidenciar las terribles estadísticas sobre el uso de analgésicos, está más que claro que se necesitan de otros métodos para ayudar a los pacientes que atraviesan con dolor. Ciertamente hay una opción y es bastante efectiva, lleva usándose cientos de años de forma. No genera daños colaterales en el cuerpo, ni es causa de muerte o adicción para el que lo experimenta. Hace unos años en el foro Económico Mundial de 2018, el psiquiatra de Stanford, Dr. Spiegel habló sobre "Reemplazar los opiáceos por la hipnosis para el tratamiento del dolor". Apertura su intervención afirmando "Hay un prejuicio en la medicina moderna de que las únicas intervenciones reales son las físicas". Continuando más adelante; "La hipnosis es una herramienta poderosa e infrautilizada que podría tener un impacto significativo en la crisis de los opiáceos".

Implícitamente cada uno de nosotros hemos recurrido a la hipnosis en algún momento de nuestras vidas. Por ejemplo: cuando le cantamos a nuestro hijo luego de que sufrió algún golpe o raspadura en su cuerpo, lo que generó un decrecimiento del dolor y una curación rápida. ¿Fue la causa del canto la razón de su mejoramiento?

La hipnosis como ayuda para el tratamiento del dolor

Repasemos un poco una de las frases del Filósofo más importante en la edad moderna.  Descartes en 1664 propuso que "el dolor es como un sistema de alarma de campana cuyo único propósito es señalar una lesión en el cuerpo". Como todo sistema de alarma, significa una gran característica importante para el cuerpo humano. En sí, alerta al organismo que algo que debe ser atendido ha ocurrido, las emisiones de dolor al cerebro y a todo el sistema nervioso son un condicionante que favorece la supervivencia. En tal sentido, no es malo, el dolor es solo un estímulo corporal para hacerle saber al cerebro y al cuerpo que algo está ocurriendo y que debe ponerse mucha atención, como por ejemplo un golpe o una torcedura. Por su parte, un dolor de origen crónico es aquel que se excede en su intensidad y duración a una emisión de dolor normal del cuerpo humano. Se debe a una causa mucho más grave, si luego de ser visto y tratado el origen con un especialista médico el dolor sigue, ya se toma otro tipo de medidas. Ahí es donde aparecen los analgésicos.

La experiencia del dolor, aunque es común para todos. No es igual al momento de hablar de intensidades de dolor, estas se ven potenciadas por diferentes variables:

  • Edad biológica.
  • Rasgos patológicos o emocionales.
  • Experiencias pasadas.
  • Respuestas hacia el dolor.
  • Estado o salud física.

¿Cómo se aplica la hipnosis contra el dolor?

En pocas palabras, la hipnosis se basa en estados de enfoque mental. El especialista te llevará hacia un estado de calma y de relajación profunda, es esto a lo que llaman trance. En este estado es que logras dominar la experiencia del dolor. Te podrás enfocar en mayor medida a una buena experiencia, no necesariamente tiene que estar allí, no significa que vas a perder la conciencia, de hecho, tu cerebro estará más alerta. Pero, concentrado en un objeto, o recuerdo que hará que te desconectes completamente del dolor físico. Gracias a las sugerencias del terapeuta, la hipnosis te lleva a ese momento placentero y vivido en el que deseas estar, y te enseña a dominar por ti mismo los momentos de dolor extremo, aprendiendo a dominar tu propia mente y las señales de dolor que emite tu cuerpo.

La hipnosis te sumerge en ese momento donde todos tus sentidos están concentrados en algo tan profundamente, que te olvidas de las cosas a tu alrededor, lo mismo pasa con el dolor, es como apreciar un cuadro de arte que te lleva a un éxtasis o a un estado placentero tan alto, que olvidas que tus pies están tocando el suelo, o por un momento te desconectas del lugar en donde te encuentras. Has centrado completa y tan profundamente tu atención en admirar la obra de arte que te desconectas de la realidad externa, tu cerebro a su vez es capaz de manejar esas señales de dolor.

Con la hipnosis también el paciente tiende a tener una respuesta directa o automática sobre alguna instrucción. Esto quiere decir, que una persona bajo un estado de trance no tendrá una reacción crítica, como sí lo haría en un estado consciente. Lo que no significa que el especialista tenga algún control mental sobre el paciente. Cosa que siempre ha sido cuestión de debate al hablar sobre la hipnosis, que se quiere ver como un tipo de manejo o control sobre otra persona, esto es totalmente falso. Todas las personas en estado de hipnosis pueden perfectamente aceptar o no una sugerencia, no es un orden. A pesar de que el paciente pueda estar bastante relajado sigue despierto y es capaz de tomar o no cualquier tipo de decisión en plenitud de sus facultades.

La tarea de un especialista o terapeuta de hipnosis es orientar y darle las herramientas necesarias a su paciente para aprender a mejorar el dominio de su propio cuerpo, a través de su mente. Así que no se trata de lo que el terapeuta pueda hacerles a sus pacientes, se trata realmente de lo que pueden llegar hacer por sí mismos. Durante mis sesiones de hipnosis, me enfoco en enseñar a que mis paciente se concentren profundamente, hasta el punto de llegar a mirar por dentro de sí mismos, en este estadio de interioridad es que logran olvidarse de lo que les rodea en el exterior. Cuando todo lo que le rodea se vuelve intrascendente y no permite que algún sonido u olor  que lo desconcentre, es que llegará a centrarse completamente. Logrado esto es que les enseño a mis pacientes a dominar su mente, a la vez que dominan su dolor.

¿Cómo se logra esto?

Ingresando a su cerebro con ayuda de la hipnosis usted puede disminuir o inhibir por completo un dolor, hasta que llega a dominarlo por su propia cuenta. Estudios clínicos y científicos han indicado que bajo un estado de trance hipnótico se pueden cambiar señales corticales y subcorticales del cerebro responsables de emitir las señales de dolor al cuerpo. Lo que genera una disminución o eliminación de las sensaciones de dolor clásicas, que se generan ante una acción detonante de esta.

Existen diferentes aplicaciones y métodos que los especialistas podemos usar para ayudar a nuestros pacientes a disminuir su experiencia del dolor. Todas tienen un único objetivo, ayudar a que el paciente procese de una forma distinta el dolor.

¿Es efectivo?

En este nuevo siglo han aumentado los estudios relacionados con el tema de la hipnosis para el tratamiento del dolor. Gracias a la tecnología moderna, los científicos han demostrado que la hipnosis sí ejerce un enorme cambio cuando un paciente está bajo un estado de relajación. Con resonancias magnéticas y pruebas computarizadas de última generación hay suficientes pruebas para afirmar rotundamente la efectividad que posee la hipnosis al tratar personas con problemas de dolor, con una tasa de éxito de reducción del dolor de más del 92%.

Entradas más populares de este blog

Estrategias Prácticas de Hipnosis para superar la Procrastinación

Cambia la percepción por una realidad positiva con hipnosis

Hipnosis y Colon Irritable