Estrategias Prácticas de Hipnosis para superar la Procrastinación

Modificar la contraseña de tu móvil podría sugestionar tus pensamientos.


En el campo de la neurociencia, nada es más satisfactorio que influir positivamente en el cambio de vida de mis pacientes. Aunque muchos parecen renuentes a practicar prolongadamente ciertos métodos simples, que ayudan a burlar nuestras nociones preconcebidas, sobre una situación concreta que los bloquea mentalmente al punto de la depresión.

Verán lo fácil que es en este caso, la hipnosis, como un proceso de asociación neuronal involuntaria. Para estimular una idea preestablecida en la mente de la persona. En mis años como terapeuta he ejecutado hipnosis en varios de mis pacientes, que han atravesado un problema de procrastinación laboral o educativa. Tuve un paciente que atravesaba una fuerte crisis de postergación en sus estudios universitarios. 

Sus clases de contabilidad en su carrera administrativa le parecían muy tediosas y extensas. Al punto de sentirse en un mundo paralelo donde el tiempo transcurría mucho más lento dentro de los salones de clase. Esto aunado a un caso perfecto de procrastinación. Siempre dejaba todo para después, no se comprometía con nada. Esquivando todos los compromisos educativos y cotidianos en su día a día. Esta situación estaba  generando en su mundo un derrumbe total. Sin nombrar las malas calificaciones que venía arrastrando.

Cuando nos vimos por primera vez para su primera terapia, le pedí que me contara sobre su situación actual, y que pasaba por su mente cuando decía la palabra "contabilidad". Pensó durante varios minutos, hasta darme una respuesta directa… dijo; la verdad cada vez que pienso en contabilidad siento una profunda angustia. Que no podía describirla completamente pero era lo más parecido a un sentimiento de temor. Expreso inclusive su poca motivación en la clase, "simplemente me aburre".

El paciente además, reconoció que al realizar tareas relacionadas con ejercicios contables se ponía de mal humor. Llegando al punto de cambiar si estado de ánimo durante todo el día, ya que pasar por esa fase lo hacía caer en un hoyo de depresión y bloqueo emocional. Que aumentaba su estado de procrastinar casi automáticamente a todo.

Luego de eso, le pregunté si realmente la contabilidad era tan mala. A lo que dijo; no, no lo es, yo entiendo la contabilidad y la verdad soy muy bueno. Pero, me parece una clase tan aburrida y tediosa que he terminado por odiarla.

Así que decidí aplicar un método de sugestión e hipnosis inducida en el paciente. Procrastinar es un acto que se corrige mediante el lenguaje, la psicología cognitiva detecta esto y lo invierte, aplicando un proceso de repetición monótona, mediante el lenguaje como una herramienta de hipnosis.

De aquí en adelante le deje la tarea de decirse a sí mismo todos los días, lo bueno que era en la contabilidad, y así comenzaría a ver un cambio significativo en su rendimiento y actitud.

Sin embargo, como era de esperar esto no caló lo suficiente en su mente para reaccionar positivamente a estas frases. Durante mucho tiempo esta actitud de procrastinación, ya se había formado dentro de sí, hasta el punto de darlo por verdadero de cualquier forma. Estaba predispuesto al fracaso, por eso me propuse otra forma óptima de realizar este ejercicio cognitivo de forma involuntaria. Le dije que cambiara la contraseña de su celular por la frase ¡soy muy bueno en contabilidad!, en su computadora y correo electrónico colocaría como contraseña "realizar mis ejercicios ahora supondrá progreso en el futuro". Durante un día normal estaría obligado a escribir la contraseña de su celular por lo menos unas 25 veces.

Al realizar esta acción repetidas veces durante el día. Generaría en el paciente un cambio en su asimilación mental de patrones preestablecidos. En pocas palabras, cada vez que introduce de forma escrita la frase ¡soy muy bueno en contabilidad!, le está diciendo a su cerebro que suprima todos los pensamientos negativos anteriores asociados a la contabilidad. Codificando su memoria, en un método de hipnosis involuntaria en el paciente, que sin darse cuenta está reinterpretando sus emociones y actitudes, sobre un acto que ya estaba aprehendido y asimilado como algo aburrido, tedioso y negativo. Transmutándolo por un pensamiento de afirmación positiva.

Durante el transcurso de 30 días, el paciente comenzó a ver una gran mejoría en sus clases generales, sobre todo ya no sentía esos temores, ni sensaciones negativas al ver su clase de contabilidad. Y estaba realmente estupefacto, al darse cuenta que una acción tan simple y práctica podría tener el efecto tan positivo y rápido en su actitud. Literalmente la repetición de estas frases ¡soy muy bueno en contabilidad!, "realizar mis ejercicios ahora supondrá progreso en el futuro". Sugestiono de forma tan profunda sus pensamientos que reprogramo sus nociones preestablecidas y cambia su comportamiento totalmente.

Al punto de comenzar a dejar en todo sentido su postergación, así como todos sus problemas. Incluso dijo que aplicaría este método para crear frases positivas, sobre cosas que quería cambiar en su vida para bien.

Así de sencillo es capaz de cambiar un pensamiento negativo o el mal hábito de procrastinar. Acá les dejo unos tips, para que lo apliquen para su día a día,  y cambien esos pensamientos negativos en una afirmación positiva, gracias a esta práctica de hipnosis inducida.  

  • Escoja siempre frases verdaderas, para el proceso de sugestionamiento cognitivo. Nuestro cerebro asimila los pensamientos reales que están preestablecidos en nuestra psiquis, es por ello que elegí la frase ¡soy muy bueno en contabilidad!, con el paciente, porque dentro de su mente esta afirmación es cierta.
  • Elija una frase positiva, Ubicar una frase que induzca a un cambio positivo, va de la mano con la proyección visual que le presentamos al paciente a la hora de sumergirlo en la retórica de la frase. 
  • Trabajar el énfasis en la puntuación, asignar los símbolos de puntuación en la construcción de la frase es una tarea imprescindible. Esto se debe a la importancia que tienen las frases en cuanto el paciente se las imagina. Por ejemplo, construir la frase ¡soy muy bueno en contabilidad!, con signos de exclamación se transforma en un imperativo dentro de la mente de forma involuntaria.  

Entradas más populares de este blog

Sanación de tu Mente Inconsciente con Hipnosis

Hipnosis para Combatir el Insomnio

Cinco métodos efectivos para aliviar el dolor